Pruebe Nuestro Instrumento Para Eliminar Los Problemas
'>





Si descubre que su controlador Xbox One no se puede conectar a su consola Xbox, no está solo. Muchos usuarios de Xbox One lo informan. Pero la buena noticia es que puedes solucionarlo. Aquí hay 7 soluciones que puede probar. Puede que no tenga que probarlos todos. Simplemente avance en la lista hasta que encuentre el que funcione.

Método 1: Mueva su controlador más cerca de la consola
Método 2: Utilice un cable USB
Método 3: Reemplace las baterías o recargue el paquete de baterías
Método 4: Apaga y enciende tu consola
Método 5: Vuelva a conectar su controlador
Método 6: Actualice el firmware de su controlador
Método 7: Prueba con otro controlador




Método 1: acerque el controlador a la consola

Un controlador inalámbrico puede seguir desconectándose porque está fuera de alcance o la conexión se ve afectada por otro dispositivo inalámbrico. Intente acercar su controlador a la consola y retire los dispositivos que interfieren en la conexión. Además, asegúrese de que el controlador esté orientado hacia el frente de la consola.





Método 2: use un cable USB

Si el problema de desconexión ocurre en su controlador inalámbrico, intente usar un cable USB. Con un cable, puede cambiar su controlador inalámbrico por uno con cable y solucionar problemas en la conexión inalámbrica.

Método 3: reemplace las baterías o recargue el paquete de baterías

Su controlador también se puede desconectar por las baterías débiles que contiene. Debe verificar el indicador de batería en la pantalla de inicio para verificar que su controlador tenga suficiente energía. Si no es así, reemplace las baterías o recargue el paquete de baterías.



Método 4: vuelva a conectar su controlador

Volver a conectar el controlador a la consola puede ayudarlo a solucionar los problemas de conexión de su controlador.





Si está utilizando un controlador con cable, desenchufe el cable y luego vuelva a enchufarlo. Si el problema persiste, intente usar otro cable o puerto USB para ver si se resuelve.

Si está utilizando un controlador inalámbrico, puede seguir los pasos a continuación para reconstruir la conexión.

1) Mantenga presionado el botón de conexión inalámbrica en el controlador hasta que el botón Xbox de su controlador parpadee.

2) Mantenga presionado el botón de conexión inalámbrica en el controlador hasta que el botón Xbox de su controlador permanezca encendido.

3) Pruebe su controlador y vea si esto arregla su controlador.

Método 5: Apaga y enciende tu consola

Su controlador puede desconectarse debido a problemas de conexión en su consola. Un ciclo de energía puede reiniciar su consola por completo, lo que puede solucionar los problemas de conexión en su consola. Para apagar y encender su consola:

1) Sostener el Botón Xbox en la parte frontal de la consola durante unos 10 segundos para apagarla.

2) presione el Botón Xbox en la consola para encenderla.

3) Pruebe su controlador y vea si se conecta a la consola.

Método 6: actualice el firmware de su controlador

También es posible que su controlador se desconecte debido al firmware del controlador incorrecto o desactualizado. Intente actualizar el firmware de su controlador y vea si esto resuelve su problema. Es posible que necesite otro controlador para operar la actualización.

Para actualizar el firmware de su controlador:

1) Conecte un cable USB entre el controlador con problemas y su consola.

2) Inicie sesión en Xbox Live en su consola Xbox One.

3) presione el Botón de menú en su controlador.

4) Seleccione Configuraciones .

5) Seleccione Dispositivos y accesorios .

6) Seleccione el controlador del problema .

7) Seleccione Actualizar .

8) Seleccione Seguir .

9) Si el sistema le dice 'No se necesitan actualizaciones', el firmware de su controlador está actualizado. De lo contrario, espere a que se complete la actualización.

10) Verifique su controlador y vea si su conexión funciona.

Método 7: prueba con otro controlador

Pruebe con otro controlador en su consola y vea si ocurre el problema de desconexión. Si el segundo controlador funciona bien, su controlador original debe ser reemplazado; de lo contrario, su consola debe ser reparada.